Evitar navegación.
Principal
rincón del bocachancla

México 2014

Imagen de Urichuqui

Me ha gustado... no soy yo muy de repetir, pero ir con nuevas compañías y en diferentes condiciones lo ha hecho distinto. La otra vez estuvimos en un todo incluido, que no niego que lo del mojito en la piscina estaba bien, pero lo de alojarte directamente en Playa del Carmen y patearla a diario, y cenar cada dia por allí en los sitios que nos recomendaban, te hace conocer mejor la ciudad, el país, la gente, las costumbres... Lo prefiero. Este viaje se ha basado mucho en el buceo, pero nos las hemos apañado para optimizar los dias y hacer excursiones. En el anterior era o buceo o excursión... aquí hacíamos las dos cosas en un día. Agotador, pero muy gratificante. Aquí va mi descripción.

Dia 1: Dos ojos

El vuelo de ida fué bastante malo, mala comida, poco espacio, poco entretenimiento... cuando llegamos sólo nos dió tiempo a un paseito por Playa de Carmen y a descubrir lo del 10% de propina y los grados de "todo es picante" durante la cena...

Por la mañana descubrimos que el desayuno del hotel estaba sorprendentemente bien, y conocimos a "El Abuelo" que nos llevó al centro de buceo, al encuentro de Gemita, Adri y Pepe. Para el estreno cenotero elegimos "Dos ojos", un cenotito sencillo y sin complicaciones, con muchos contraluces. Nos gustó, pero ya llegarían los que nos apasionaran. Dejaremos esas fotos para el final. Aquí unas del briefing

 photo 140210MEXICOL013.jpg
 photo 140210MEXICOL018.jpg

Después fuimos a comer al Chester, un sitio que nos recomendaron Gemita y Adri. El plan era pasar la tarde en la playa, pero la pasamos en este gran restaurante, hablando (o más bien escuchando) al camarero y al dueño. La comida era sorprendentemente excelente, los smoothies delicioso, y el palique de primera... ¡se nos hizo de noche! Una gran velada y un gran descubrimiento. Ya solo dió tiempo a otro paseito nocturno de playa con copita y a comprar tacos para cenar en la habitación

 photo 140210MEXICOL024.jpg
 photo 140210MEXICOL028.jpg
 photo 140210MEXICOL034.jpg
 photo 140210MEXICOL040.jpg

Dia 2: Pit, Pet y Akumal

Los favoritos del Deiviz y Konsu. A mi ver el Pit desde arriba ya me empezó a agobiar, hubo algún valiente que saltó, yo me mantuve todo lo lejos del borde que pude...

 photo 140211MEXICOL043.jpg
 photo 140211MEXICOL047.jpg

El Pit es un gran agujero... bajas hasta 40 metros y ves desde abajo como caen los rayos de luz. Luego asciendes a través de una nube de sulfuro que no viste al bajar, con árboles muertos... muy Burtoniano. Durante el ascenso hay zonas muy chulas de estalactitas, siempre con los rayos de luz de fondo. A todos les encantó, a mi me decepcionó un poco no ver los rayos caer hasta el fondo y además fué mi primer contacto con la nitrosis, me sentí pedo perdía y me chafó un tanto la experiencia.

 photo G0080592.jpg

Y del blanco, al negro. El Pet es muy cerrado, casi sin entradas de luz, con mucha "decoración" (todo estalactitas, columnas, estalagmitas...), muy poco profundo, hay que tener muy buen control de la flotabilidad para no pegar con el suelo y/o el techo. Me gustó, pero me cansó a los 20 min, soy más de contraluces.

 photo G0130626.jpg

De ahí El Abuelo nos dejó directamente en Akumal, una playa ya de por si preciosa, donde puedes nadar con tortugas. No me canso de ver estos animalillos pastando y saliendo a respirar, tan elegantes... pero además pudimos ver varias mantas de varios tipos, peces globo, una enorme cherna (similar al mero)... Se nos hizo de noche muy rápido (anochecía sobre las 6), y nos gustó tanto que decidimos que repetiríamos. Pasamos el dia con Jose y Vanessa, gente muy maja con quien volveríamos a coincidir. Luego en colectivo a Playa a por unos tacos y unas Soles

 photo 140211MEXICOL052.jpg
 photo 140211MEXICOL064.jpg

Dia 3: Angelita, Manatí y Tulum

Teníamos prisa, madrugamos para acabar antes y poder aprovechar la tarde para ver Tulum, pero todo se torcía. Las botellas no llegaban, luego venían mal, y encima en el camino nos paran en un control policial, donde nos detuvieron largo rato y casi nos suben a la grúa... es digno de unas cerves como se resolvió aquello.

 photo 140212MEXICOL066.jpg

Llegamos al Angelita. Si el Pit es un agujero, el Angelita más. Bajas hasta casi 50 metros, atraviesas una nube de sulfuro densísima, donde no ves nada, observas desde abajo y subes de nuevo, despacio, pero esta vez sin decoración que ver. O al menos ese era el plan. No se nos dió muy bien, de nuevo la narcosis y fallos de los novatos estropearon la experiancia. A pesar de ello, se convirtió en el favorito de Cacha y Rafa... espero que algún día lo repitan y puedan disfrutarlo de verdad.

 photo 140212MEXICOL070.jpg

De ahí al Manatí. Este me encantó a mi, es de mis favoritos, al resto no mucho. Muy muy abierto, marino, con peces, con corrientes, con vegetación... es un manglar, buceas entre las raices, hacía solazo y se colaba la luz filtrada, vimos un par de cangrejotes... lo disfrué un montón.

 photo 140212MEXICOL071.jpg

Y luego a Tulum. Tuvimos que hacerlo bastante rápido, incluso intentamos sortear a los que estaban cerrando para ver mas, pero nos pilló el coche escoba. Es pequeño, tampoco requería de mucho tiempo, lo mejor es el entorno, y de eso si disfrutamos.

 photo 140212MEXICOL079.jpg
 photo 140212MEXICOL082.jpg

Después de nuevo a Playa a comer la famosa arrachera... ¡que carne más rica! Algunos se atrevieron a salir en busca del "Mezcalito", yo me quedé en la habitación superagusto, y no había casi ni entrado cuando empezó la tormenta. Un gusto ver el chaparrón y los rayazos desde la terracita.

 photo 140212MEXICOL083.jpg
 photo 140212MEXICOL086.jpg

Dia 4: Chikin Ha y Akumal

Chikin Ha fué nuestro primer contacto con las haloclinas. Es una sensación mágica atravesarlas, dos capas de agua diferentes y tu puedes notar perfectamente la superficie que las separa... cuando estás sobre ella es como volar sobre el agua, te mueves por una capa transparente y puedes ver otra debajo de ti. Al atravesarla todo se vuelve borroso, pero desde abajo puedes mirar hacia arriba y volver a ver claramente esa película que las separa. En Chikin Ha es espectacular, muy marcada, fué muy bonito.

 photo 140213MEXICOL087.jpg
 photo G0110714.jpg
 photo GOPR0747.jpg

Luego volvimos a Akumal, y esta vez si nos hartamos de ver bichos, salimos ya por frio o cansancio, no por falta de luz. Cenamos de nuevo en el Chester, donde Manolito nos invitó a su casa la próxima vez que volvieramos... que grandes.

 photo G0310842.jpg
 photo G0320867.jpg
 photo G0371035.jpg
 photo G0441190.jpg

Dia 5: Chac Mool y Cobá

Definitivamente dejamos lo mejor para el final. Chac Mool también tiene haloclina, tan fuerte que al atravesarla pierdes la visión del compañero, asusta un poco. Luego sales más adelante y ves como una niebla sobre el agua... pero estando bajo el agua, entre las dos capas, ¡es espectacular! Y tiene unas entradas de luz, unos contrastes impresionantes, en un agua cristalina. Yo me quedo con este y Manatí, y estaba entre los favoritos de todos, así es que os deleito con unas fotillos.

 photo GOPR1317.jpg
 photo GOPR1431.jpg
 photo GOPR1439.jpg

Esta vez todo se dió bien y llegamos tempranito a Cobá. Aún así nos metieron prisa para bajar de la pirámide. Era mi segunda vez, pero no deja de impresionarme el mar de árboles. También de Cobá lo mejor es el entorno, la selva, descubrir la pedazo pirámide de repente tras los árboles.

 photo 140214MEXICOL105.jpg
 photo 140214MEXICOL108.jpg
 photo 140214MEXICOL111.jpg
 photo 140214MEXICOL118.jpg

Cenamos en los Aguachiles, un sitio que nos encantó la primera vez, pero en esta ocasión no nos pareció tan especial.

Dia 6: Inmersiones caribeñas y barbacoa

No pudo ser la inmersión con tiburón toro, ya no estaba por allí, pero no quisimos irnos sin hacer unas caribeñas, que se caracterizan por dejarte llevar por la corriente mientras te hartas a ver peces y corales, y ya te recogerá el barco allá donde salgas. La primera fué particular, era profunda, así es que duró poco, pero la corriente era fortísima, íbamos a una velocidad brutal, ¡por un momento temí aparecer en La Habana! Pero eso la hizo muy divertida, no pudimos pararnos a deleitartarnos con la morena que se asomaba en su agujero, pero recorrimos mucho en poco tiempo, viendolo todo. En la segunda la corriente era tranquila, y te dejabas flotar sin mover un músculo mientras encontrabas peces león, tortugas marinas, peces ángel, peces globo, mantas... Muy bonita, tranquila y relajante, para poner el punto final a nuestros buceos.

 photo 140215MEXICOL148.jpg
 photo GOPR1547.jpg
 photo GOPR1555.jpg

Después Pepe nos invitó a una barbacóa. La verdad es que fué un broche fabuloso para nuestro viaje, pudimos sentarnos largo rato a echar unas risas con Gemita y Adri, relajarnos por fin comiendo buena carne, setas y nopalito. Me apetecía algo así, y aunque no me hubiera apetecido, me sentó genial... recoger todo el equipo y despedirnos ya no fué tan chingón.

 photo 140215MEXICOL174.jpg
 photo 140215MEXICOL181.jpg

Día 7: Chichen Itzá y Ek Balam

Tocaba volar, así es que no podíamos bucear, pero no queríamos perder el día, y lo aprovechamos para hacer turismo, acompañados de nuevo de Jose y Vanessa. Chichén es una de las maravillas del mundo y no se puede ir uno sin visitarlo, la pirámide de Kukulcán sigue impresionando.

 photo 140216MEXICOL197.jpg

Pero el verdadero descubrimento fué Ek Balam. No es tan conocida, de hecho lo mejor que tiene se descubrió recientemente, sobre el 2000, pero nos la había aconsejado encarecidamente todo mejicano al que hubiéramos preguntado, así es que no podíamos irnos sin verla, y mereció la pena. Tiene una pirámide algo más pequeña que la de Cobá, a la que también se puede subir y con mucho que mostrar. Dentro encontraron una tumba con unos grabados en la piedra espectaculares, que al haber estado tapiados se conservan fabulosamente, ¡parecen nuevos! Si el guía no nos llega a asegurar que no estaba restaurado, nos habríamos ido pensando que era una recreación. Las vistas desde arriba también quitan el aire, y el resto de edificios también son chulos. Pena que de nuevo tuviéramos que salir por patas, para no perder el avión... aunque es pequeña y lo vimos todo, en esta si que me quedo con ganas de volver y verla con más tiempo, con más detalle...

 photo 140216MEXICOL213.jpg
 photo 140216MEXICOL221.jpg
 photo 140216MEXICOL228.jpg

De ahí, al aeropuerto. Mi marido se pegó las tres horas de ida y las tres de vuelta de cháchara con El Abuelo, el resto nos pegamos alguna que otra cabezadita y arreglamos el mundo. Tocaba despedirse de México

 photo 140216MEXICOL240.jpg
 photo 140216MEXICOL241.jpg

Afortunadamente el vuelo de vuelta se dió mejor... no nos cobraron los 55 eurazos que te piden al salir del país porque al parecer estaba incluido en nuestro billete, y nos colocaron en la segunda planta por llegar de los últimos, lo que resultó ser fabuloso... menos gente, más sitio, servicio más rápido... fuí lo bastante cómoda para dormir todo el vuelo. Y ya estábamos en España de nuevo.