Evitar navegación.
Principal
rincón del bocachancla

socorro!! familia numerosa!!!

En realidad este será un diario de nuestra nueva vida con 3 niños. Es verdad que Alfonso y Nuria ya son bastante mayores y sus logros vienen más espaciados en el tiempo, en estos primeros meses, casi todo tendrá que ver con los avances de Eva. Es increíble que no haya pasado ni una semana desde que llegó y ya no me imagino la vida sin ella....

Pero empecemos por el principio, cómo llego a nosotros y al mundo nuestra hijita pequeña. Eva ha tardado en llegar, la verdad, se ha hecho de rogar. Estabamos ya un poco ansiosos y nerviosos en casa, sobre todo yo. Los niños estaban ya muy cansados de esperar y yo cada vez estaba más pesada y deseosa de que naciera. Se retrasó 4 días, se que no es mucho, pero a mi me parecieron una eternidad. En este embarazo yo he estado muy distinta con respecto a los otros. He estado muy estresada y he tenido una mala sensación todo el embarazo. No se que me ha pasado, de verdad....quizá fuera la experiencia de unos amigos de Oscar que tuvieron una niña con síndrome de Down, a pesar que que no había indicios de nada de eso en todo el embarazo y en el parto se llevaron la sorpresa. No se por qué en esta ocasión he sentido mucha angustia porque algo saliera mal... me parecía que estabamos tentando mucho a la suerte con un tercer hijo ya que los otros 2 han salido estupendos y sanos. Por suerte todo parece que ha salido bien y Eva parece perfectamente sana, creo que a partir de ahora me relajaré un poco más.

Volvamos a lo que iba, que me he dispersado....Eva nació el día 17 de enero de 2016. Será de las mayores de su clase. El día 16, sábado, empecé a tener contracciones a lo largo de la tarde, pero nada importante, cada mucho tiempo y muy irregulares. Según se acercaba la noche las contracciones fueron cada vez más regulares y seguidas, así que decidimos dar la cena a los niños y llevarlos a donde mis padres, por si acaso venía esa noche (que tenía pinta). Sobre las 12 de la noche volvimos a casa y nos pusimos a cronometrar las contracciones, que ya eran cada 10 minutos. Sobre la 1 de la madrugada llegamos al hospital. Tras la exploración y siguiente registro de las contracciones la tocóloga decidió mandarme a casa. Solo tenía un 70% del cuello del útero borrado (osea que ni siquiera había empezado a dilatar) y me dijo que no tenía sentido tenerme allí las horas para esperar a que me pusiera de parto. Así que me fui para casa a "dormir" un rato. La doctora me dijo que no tuviera en cuenta que las contracciones fueran regulares en el tiempo y que me centrara en que fueran regulares en dolor, pues algunas eran muy dolorosas y otras casi nada. Así que nos fuimos a que Oscar durmiera (que le vino bien, pues ya no pudo volver a dormir hasta 2 noches después un poco...) y yo mientras esperaba cada contracción intentando dormir entre ellas (lo que fue imposible). A eso de las 4:30 las contracciones ya eran muy dolorosas y le pedí a Oscar que me llevara de nuevo al hospital, temiendo que me regañaran por volver en el mismo estado que unas horas antes. Pero esta vez me quedé. Cuando llegué ya estaba dilatada de 5 ó 6 cm (eso fue lo que le escuché al matrón que le decía a la tocóloga) y me pasaron a la sala de dilatación casi suplicando por la epidural. Me he dado cuenta de lo floja que soy, de verdad..... Pero lo bueno es que en una media hora ya tenía puesta la anestesia y todo fue mucho mejor. De nuevo sólo se me durmió un lado, el izquierdo, y sentía la contracción en el lado derecho, fue curioso otra vez, jejejeje, Oscar me ha dicho que es el mismo lado que con Nuria. Todo fue muy rápido entonces. De nuevo no rompí aguas, y a eso de las 7:15 de la mañana me dijeron "vamos a paritorio que sale ya, ya la tenemos aquí". Y es que ya estaba a la puerta, Eva quería salir con bolsa y todo, ya me asomaba la bolsa y me la tuvieron que romper en el paritorio. Después de empujar y empujar llegó un momento en el que se dieron cuenta que no salía. Lo dicho, soy muy floja, no fui capaz ni de sacar a mi niña yo sola, eso me deprime un poco, pero es lo que hay. El resultado ha sido otra episotomía, que rollo, pero es el precio a pagar por ser una escuchimizada. Ahora tengo una nueva costura, pica un poco porque parece que ya se está empezando a curar, hoy me ha parecido ver un punto caido. Entre la costura y la variz, me cuesta dar paseos un poco largos, hoy hemos hecho compra y has sido una dura prueba....y eso que solo llevabamos a Eva, que los otros estaban en el cole. A parte de eso la recuperación esta siendo muy buena.

A las 7:45 de la mañana Eva nació. Me la pusieron encima nada más nacer. Nació llorando, con un llanto potente, nada que ver con sus hermanos. Era morada y arrugada y no pude evitar pensar que había tenido una versión femenina de Benjamin Button (para Oscar se parecía a Dani de Vito, jijijiji). Aún así me pareció preciosa. Salió con una cantidad espectacular de pelo y las uñas largas y afiladas en punta. Cuanto más la miraba, más diferente la veía a los otros hermanos. Eva tenía las piernas y brazos gordotes y apretados y la cara muy muy redonda y con mofletes. Y, aún después de verla tán distinta de sus hermanos, no hemos parado de llamarla Nuria durante toda la estancia del hospital y seguimos igual en casa. Con esto deduzco que debe parecerse a Nuria, aunque si las miro no les encuentro parecido, la verdad.

Como nació en domingo vino toda la familia de visita. Durante todo el día tuvimos gente en la habitación, por la mañana y por la tarde. Así que a la noche nosotros estábamos rendidos. Supongo que a Eva todo le afectó mucho, desde su nacimiento a todo lo nuevo que había visto después, los brazos de la familia, el jaleo, la falta de leche (a mi me tarda 3 días en subir la leche, soy así de cansina...), y yo que sé más. El caso es que al llegar la noche, Eva no durmió y, por tanto, nosotros tampoco. Tuvimos un enfermero que se empeñó en que Eva tenía hambre y por eso no dormía, que listo, eso ya lo sabía yo...pero encima tenía retortijones y el hombre no me creía....Estaba tan cansada que si me hubiera insistido en que solo era hambre un poco más le habría respondido de muy malas maneras. Estabamos agotados, la verdad. El lunes fue mucho mejor. A media tarde Eva por fín hizo caca y comenzó a dejar de llorar, que hasta ahora era casi lo único que hacía. Pero la noche tampoco fue para tirar cohetes. Resulta que no le gusta dormir en la cuna. Los ratitos que pudimos dormir fueron los que nos quedabamos dormidos mientras le daba el pecho, media o una hora, hasta que me despertaba sobresaltada por miedo a aplastarla. Entonces intentaba dejarla en la cuna y en 10 minutos ya estaba rabiando...Aún así esos pequeños ratitos nos cundiron bastante. El martes nos dieron el alta y pudimos ir a casa. En casa hemos dormido más, Eva sigue sin dormir en su cuna, pero nos estamos adaptando poco a poco. Eva duerme con nosotros en la cama unas horas y eso nos deja descansar algo más. Sigo intentando que se duerma en su cuna pero a eso de las 4 de la mañana la dejo en la cama con nosotros para poder dormir algo. Parece que se va acostumbrando a la cuna, ¡hoy ha dormido un par de horas en ella!

Los niños están muy contentos. El mismo domingo por la mañnana vinieron a ver a Eva. La pobre no sabía de donde le venían los sustos. No paraban de quererla abrazar y besar, hasta que Oscar les dejaba el móvil para jugar, que Eva descansaba. Han venido a verla cada día y el martes, que nos dieron el alta, fuimos a buscarlos al cole con Eva. ¡Que contentos se pusieron! Enseñaron a todas las cuidadoras del comedor a su hermanita nueva y a los compañeros que quedaban (que ya eran pocos). Están como locos. Me da un poco de miedo, sobre todo Nuria que quiere cogerla todo el rato y ya la he visto intentarlo sola. Hemos puesto normas sobre cómo y cuando pueden hacer cosas con Eva (sobre todo con quien pueden hacerlas), pero la verdad es que no me fío mucho de Nuria, con lo cabezota que es, me preocupa dejarlas solas. Esta alegría no es sustitutiva de los celos....Están rebeldes los 2, pero Nuria está peor. Incluso me lo han comentado en el cole. Nosotros, encima de todo, estamos más cansados también y quizá no lo estemos manejando de la mejor manera. Intentamos darles un poco de cancha, pero a veces es imposible, Nuria está especialmente ñoña y maligna....llevarlos al cole se ha convertido en toda una aventura para Oscar, que es el que se ha hecho cargo de casi todas las tareas.

Nuestra primera semana como familia numerosa ha sido curiosa. Ha habido de todo y eso ha hecho de esta semana una dura prueba familiar, sorprendente, increible y maravillosa, pero a la vez agotadora, estresante y dura. Ahora queda lo mejor, vivir en familia, la adaptación será pasajera y el resto quedará para el recuerdo. Lo mejor de estos primeros días es ver la cara de amor incondicional que ponen los mayores cuando miran a su hermana o hablan de ella a los demás y los ojos de Eva mirando cuando la hablo, incluso la he visto poner una sonrisa en su cara (de forma aleatoria, pero real). Me siento realmente afortunada y feliz. Yujuuuu, ¡somos familia numerosa! Ahora a tramitar papeles.....